"Los que esperan en el señor...levantarán alas como las águilas.." Isaías 40:31

Tengo grandes planes para vosotros

Hace unos días, una profeta trajo una palabra muy completa de parte de Dios para la iglesia de las Águilas que hacía referencia a nuestros niños comprendidos en la franja de 0 a 12 años. Las palabras dirigidas a ellos me han hecho pensar en el título que he dado a esta reflexión.

El Señor dice de nuestros niños que tendrán una unción profética muy fuerte. Tendrán sueños, visiones y visitaciones, encuentros con ángeles; caminarán con ángeles y tendrán experiencias en la noche que serán verdaderas. Nos llama a los adultos a preparar esta generación porque va a ser muy poderosa. Van a testificar de la gloria de Dios. Se van a mover con sanidades y con gran valor. Van a sobrepasar en valor a los adultos; van a tener un coraje para hacer lo que a otros les asusta. Dios les va a dar sabiduría y van a ser escuchados. El Espíritu profético de Dios va a fluir a través de ellos.

Debemos reconocer que estas palabras ponen sobre nuestros hombros como iglesia una gran responsabilidad de cuidar, proteger y equipar a nuestros pequeños. Veo además, con gran preocupación, como el diablo quiere robar lo que Dios ha preparado para nuestros niños. Es necesario que los padres, abuelos, profesores de escuela y el resto de los adultos sembremos en ellos la buena semilla a través de nuestro ejemplo de vida y de nuestras palabras.

Padres, enseñad a vuestros hijos la Palabra de Dios, cada día, cada noche habladles del Señor y orad por ellos. No dejéis esta responsabilidad a las maestras de escuela porque ellas sólo son una muleta, una ayuda para la formación espiritual de vuestros hijos. El diablo quiere anestesiarlos, distrayéndolos y enganchándolos a las pantallas con películas, videojuegos, … Quiere borrar de su mente toda huella de Dios y arrancar de sus corazones toda obra divina.

Iglesia de las Águilas, seamos diligentes en orar cada día por nuestros niños, para que se levanten como esa generación valiente, sabia y ungida que el Señor necesita para la extensión de Su reino en España y en el mundo.

Carmen Aparicio

(Si no tienes una Biblia para tu uso personal, ponte en contacto con nosotros y te entregaremos un ejemplar).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.