"Los que esperan en el señor...levantarán alas como las águilas.." Isaías 40:31

Ven a habitar

El primer día de este año me desperté con esta frase, que forma parte de una canción y continúa así: “No queremos sólo una visita. Ven a disfrutar, tú eres adorado en este lugar”.

En ese momento, Dios me recordó lo que dice el Salmo 24:1: “Del Señor es la tierra y su plenitud, el mundo y los que en él habitan”. Esto quiere decir que Dios no es un okupa ni un usurpador cuando viene a llenar una vida. Él es el Dueño, por ser el Creador de todo y de todos. Todo le pertenece.

Sin embargo, hay un problema cuando tú y yo le invitamos a quedarse con nosotros y llenar nuestra vida y es que Él “no habita en templos hechos por manos de hombres” (Hch.17:24). Dicho con otras palabras: Dios no quiere saber nada de lo que no nace de Su propio corazón.

Yo le dije: Tus hijos hemos nacido de Tu corazón. Somos vidas con propósito. “Sí claro, me respondió, pero ese propósito podéis romperlo, desviarlo o retardarlo; porque tenéis libre albedrío. El pecado os envejece, os deteriora, y para que Yo desee habitar en vuestra vida es necesario que hagáis reformas y así preparar el lugar en el que Yo pueda habitar. Todo lo que haya en vuestra vida, que no tenga que ver conmigo, sino con nuestra propia sabiduría o fuerza va a ser un impedimento para que Yo, Señor de los cielos y de la tierra, me quede”.

¿Entonces, le pregunté, qué puedes hacer con nosotros? “Yo os visito, os toco, bendigo, sano, lleno y perdono; pero os corresponde a vosotros mantener encendida esa llama de amor. Debéis quitar lo viejo, las cenizas, lo que no me vale porque no ha nacido ni salido de mí. Yo pongo el fuego y vosotros debéis poner la leña”.

¡Desechemos lo viejo y comencemos el año encaminándonos hacia nuestro verdadero destino, hacia el cumplimiento de los propósitos de Dios en nuestra vida!

Carmen Aparicio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.